Apple, su pantalla de 4 pulgadas y su cambio de valores

COMPARTIR TWITTEAR

Si hay una cosa inexplicable en Apple es cómo le dan la vuelta a la tortilla según les convenga. Hace años negaban rotundamente crear jamás un iPhone con pantalla mayor a las 3,5 pulgadas porque según estudios de ergonomía habían determinado que era el tamaño perfecto para la mano humana. Hoy de golpe y porrazo nos dicen que olvidemos eso, que ahora las 4 pulgadas son lo mejor del mundo porque la pantalla no aumenta en ancho y sólo crece unos milímetros muy útiles a lo alto. ¿Te lo crees?

Pantalla Retina de 4 pulgadas del iPhone 5

Apple lo ha vuelto a hacer. Nos ha vuelto a sorprender a todos con algo que no esperábamos. No, no me refiero al iPhone 5. Todos sabíamos perfectamente qué iba a presentar, gracias a las filtraciones y rumores que llevan meses rondándonos. No, hace mucho tiempo que Apple no sorprende a sus seguidores con nuevos productos innovadores. Pero sí sorprende cambiando de táctica de forma radical, cambiando totalmente de principios en un giro de 180 grados y alegando que siempre han pensado de esta manera. Me explico.

Cuando salió el iPhone 4S, todos esperábamos un teléfono totalmente nuevo, con una pantalla más grande, ya que casi todos los teléfonos de la competencia montaban una pantalla de 4 pulgadas. Sin embargo Apple nos dejó con un palmo de narices al presentar el mismo teléfono vitaminado, y alegando que las 4 pulgadas eran inútiles, que no encajaban bien en lo que ellos entendían por un teléfono manejable.

De golpe y porrazo, cambian de idea, pero a su manera. Ahora las 4 pulgadas son lo mejor del mundo. Cierto es que la pantalla que ha montado Apple es muy buena, con sus 326 píxeles por pulgada (pantalla Retina panorámica) y su resolución de 1136 por 640. La idea de mantener la anchura, estirando la pantalla por sus extremos es muy interesante, porque mantienes el diseño anterior, ampliándolo en solo 9mm. Y la tecnología IGZO de Sharp con su panel táctil integrado en el LCD y ese 44% más de contraste la convierten en una de las mejores pantallas del mercado. Pero hay varias cosas que creo que no han tenido en cuenta.

Mano sujetando iPhone 5En primer lugar, si la pantalla es más larga, las aplicaciones que no estén preparadas para la nueva pantalla panorámica del iPhone 5 quedarán centradas con un marco negro arriba y abajo. Nada de lo que se rumoreó acerca de que iOS iba a convertirse en resolution independence para que los desarrolladores no tuvieran que mover un dedo. Ahora les toca a todos correr a picar código, porque el día 28 sale al la venta el nuevo iPhone 5 sus aplicaciones deberían estar listas.

Y si los desarrolladores tienen que cambiar las aplicaciones, eso me huele a fragmentación, o a aplicaciones cargadas de binarios distintos para soportar las múltiples configuraciones de iPhone disponibles: iPhone SD, iPhone Retina y iPhone Retina panorámica. Por suerte, las aplicaciones no tendrán que sufrir muchos cambios, y solo estirar sus interfaces unos pocos píxeles aumentando el ángulo de visión. Aunque esta es una oportunidad para el desarrollador que se lo quiera currar, mejore sus aplicaciones con nuevas funcionalidades que aprovechen este espacio extra.

Apple lleva mucho tiempo decepcionándome con estos cambios tan radicales. Antes, los cambios se hacían a regañadientes, como vimos en nuestra sección de comiendo manzanas, en la que vimos muchos cambios que tuvo que realizar por cabezonería. Sin embargo, estos cambios actuales, como el de la pantalla son producidos por el afán de vender más y de golpear a los que quieren ser competencia (pero que si hiciese bien las cosas, ni siquiera lo intentarían). ¿No te lo crees? ¿Has leído las primeras líneas del párrafo que habla de la pantalla retina de 4 pulgadas? Espera, que te lo muestro:

Cualquiera puede hacer un smartphone con una pantalla más grande. Pero si se hace más grande simplemente porque sí, el resultado es un dispositivo desproporcionado, raro y difícil de usar.

¿Eso no te suena a Galaxy Note? Al menos es lo que pensamos todos cuando lo vimos. Eso es una muestra de que Apple ha cambiado la estrategia que ha usado durante tantos años de ignorar a la competencia, y que tan buenos resultados le dio en su momento. La desaparición de Steve Jobs ha hecho que haya otra cabeza pensante en Cupertino, y por lo tanto que haya cambiado su esencia. En ocasiones eso es bueno, pero en este caso me parece, por lo que veo en los últimos años, que Apple está cambiado el rumbo a tierras más peligrosas. Espero equivocarme, de verdad.

    COMPARTIR TWITTEAR

    Comentarios

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs