Apple Vintage: iBook G3, la reinvención del iMac para llevar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Regresamos una semana más con Apple Vintage, sección en la que viajaremos al pasado con la intención de rendir un pequeño homenaje a los productos que Apple ha ido lanzando a lo largo de su historia. Hoy hablaremos del iBook G3, el sucesor del clásico Clamshell cuyo espectacular diseño sirvió a Apple, no solo para recibir numerosas críticas positivas, sino también para llegar al gran público hasta el punto de cosechar numerosos éxitos de ventas. A continuación, os contaremos cuáles fueron sus bazas.

Apple Vintage iBook G3

Ya estamos de vuelta, una semana más, en Apple Vintage, la sección retro de Applesencia en la que recuperaremos los productos que han ido marcando la evolución de Apple hasta convertirse en la compañía que todos conocemos hoy en día. En esta ocasión, echaremos un vistazo a uno de productos que más éxitos han cosechado para la multinacional de Cupertino; hablamos, cómo no, del iBook G3.

Tras el boom que supuso la salida al mercado del primer iBook en 1999, Apple decidió romper con el formato clamshell para la nueva generación. Así, el año 2001 trajo consigo un portátil rediseñado desde sus cimientos con nuevas prestaciones y un look que conseguía atraer las miradas de propios y extraños.

Especialmente impactante fue el mencionado apartado estético. Se dejaron atrás los colores llamativos y la forma de concha en pos de una construcción mucho más limpia y elegante, en la que se utilizó un nuevo material que más tarde se convertiría en seña de identidad de la compañía californiana: el policarbonato blanco, una solución que a posteriori, sería empleada en la manufactura de otros muchos dispositivos, tales como el iMac, el eMac, el iPod o el MacBook.

Las suaves líneas y el cuerpo resistente y duradero del iBook G3, fueron argumentos más que suficientes para que Apple se ganase el favor de la crítica; tanto fue así que prácticamente hasta 2008, no se vieron en la necesidad de reciclar muchos de los elementos propios de su diseño.

Características del iBook G3

Fotografía frontal del iBook G3

El modelo que hoy os presentamos vio la luz el 20 de mayo de 2002 y pese a que no fue más que una revisión del remozado iBook G3, las novedades introducidas en aquél fueron los suficientemente trascendentes como para llegar a doblar, en muchos aspectos, el rendimiento de su predecesor.

No en vano, el identificador del modelo M8602LL/A era 16 VRAM, que efectivamente, hacía referencia a los 16 MB de memoria SDRAM con los que contaba su ATI Mobility Radeon –justo el doble que la generación de finales de 2001–. Tampoco se quedaba atrás su procesador, un PowerPc G3 750fx a 700 MHz con 512K de caché L2, gracias al que el iBook G3 tuvo soporte hasta OS X 10.4.11.

Su configuración base, quedaba conformada por un panel TFT XGA de 12,1 pulgadas, capaz de proporcionar una resolución máxima de 1024×768 píxeles, 128 MB de memoria SDRAM –ampliables hasta 640 MB–, un disco duro Ultra ATA de 20 GB y una unidad óptica Combo Drive 8X que, además de leer y escribir CD, nos permitía leer DVD.

En lo que a puertos y conectividad se refiere, el iBook G3 incluía un módem de 56k, un conector Ethernet con el estándar 10/100Base-T, tarjeta de red inalámbrica AirPort 802.11b opcional, un puerto Firewire 400, dos puertos USB 1.1 y salidas Mini-VGA y S-Video.

Por último, cabe destacar la autonomía de hasta 5 horas proporcionada por su batería de ion de litio, removible de un chasis cuyas contenidas dimensiones eran 28,5 centímetros de largo, 23 de ancho y 3,4 de alto; gracias a la ligereza propia del policarbonato, se consiguió mantener su peso en 2,2 kilogramos.

Fotografía del lateral del iBook G3

Su precio original era de 1.499 dólares. Una cantidad más que ajustada, a tenor de los precios que acostumbrábamos ver en los diferentes productos de la manzana mordida, que se consiguió alcanzar sin duda debido al uso de materiales más baratos en su fabricación. Desde su nacimiento, la familia iBook fue enfocada a los usuarios menos exigentes en general y a los jóvenes en particular, por lo que se trató de ofrecer una alternativa de calidad a la gama de portátiles profesionales con un coste mucho más competitivo.

Posteriormente sería lanzado un iBook G3 de 14 pulgadas que, a su vez, abriría las puertas a la llegada de los procesadores PowerPC G4; curiosamente, éstos serían los últimos ordenadores de Apple en incorporar dicha arquitectura puesto que, la llegada de Intel terminó por hacer que fuesen descontinuados.

Antes de despedirnos por hoy, os dejamos con una extensa galería de fotos por cortesía de la web Shrine Of Apple.

Dentro de 7 días continuaremos con nuestro particular repaso por la fructífera historia de Apple. ¡No os lo perdáis! Si ansiáis que desempolvemos algún producto en particular o si tenéis en casa alguno que os gustaría que incluyésemos en futuras entregas, os invitamos a que lo compartáis con nosotros.

Archivado en Apple Vintage, Historia, OS X Tiger, Policarbonato, PowerPC
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion