Apple Vintage: Mac mini G4, el ordenador de escritorio más pequeño jamás fabricado por Apple

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Regresamos una semana más con Apple Vintage, sección en la que viajaremos al pasado con la intención de rendir un pequeño homenaje a los productos que Apple ha ido lanzando a lo largo de su historia. Hoy hablaremos del Mac mini G4, el compacto ordenador cuya razón de ser no fue otra que facilitar la transición de usuarios procedentes de otras plataformas a OS X.

Apple Vintage: Mac mini G4

Ya estamos de vuelta, una semana más, en Apple Vintage, la sección retro de Applesencia en la que recuperaremos los productos que han ido marcando la evolución de Apple hasta convertirse en la compañía que todos conocemos hoy en día. En esta ocasión hablaremos del Mac mini G4, el ordenador de escritorio influido en gran medida por el Power Mac G4 Cube que además, ostenta el dudoso honor de haber sido el primer –y único– Mac cuyo paquete de venta carecía de pantalla, teclado y ratón.

Obviando su escueto embalaje, desde que viera la luz durante la feria Macworld de 2005, el pequeño de la familia se diferenció enormemente del resto debido a sus reducidas dimensiones; dichos aspectos, servían para explicar el porqué de su existencia: facilitar la transición de los usuarios de otras plataformas que ya dispusieran de los periféricos necesarios, a OS X.

Conscientes del éxito cosechado por el iMac y, sobre todo, por lo controvertido que podría resultar para muchos el lanzamiento del Mac mini, en Cupertino optaron por hacer hincapié en lo sencillo que era dar el salto a Mac en su campaña de marketing, Bring Your Own Display, Keyboard, and Mouse. Así lo describió el propio Steve Jobs durante su presentación, en la que compartió cartel con el iPod shuffle:

El Mac mini es el Mac más asequible hasta la fecha.

Pese a que la crítica siempre ha señalado que su precio era relativamente alto para un equipo dirigido a un pequeño segmento del mercado –donde existían alternativas más baratas y potentes–, el Mac mini consiguió labrarse su propio camino hasta trascender como un robusto HTPC o Media Center, lo que le permitió hacerse con un hueco en los salones de muchos hogares.

Características del Mac mini G4

Vista frontal del Mac mini G4

Obviamente, lo que más destacaba a simple vista del Mac mini G4 era su contenido tamaño. Y es que, el equipo con el que se inauguró la gama, no solo pasó a la historia como el más barato jamás fabricado por Apple, sino también como el más pequeño cuyo cuerpo de aluminio y policarbonato alcanzaba unas dimensiones de 16,1 centímetros de largo, 16, 1 de ancho, 5,08 de alto y 1,32 kilogramos de peso. Tan ajustado era el espacio dedicado al montaje de sus componentes, que durante varias generaciones fue provisto de una fuente de alimentación externa.

El modelo M9686LL/B llevaba en sus entrañas un procesador PowerPC G4 a 1,25 GHz con 512k de caché L2, 512 MB de memoria PC2700 DDR SDRAM –ampliable oficialmente hasta 1 GB– y 40 GB de disco duro Ultra ATA/100. Por su parte, una ATI Radeon 9200 con 32 MB de memoria SDRAM sería la encargada de proporcionar un modo de aceleración AGP 8X.

En lo que a puertos y conectividad respecta, la configuración base del Mac mini G4 contaba con un módem de 56k, un conector Ethernet con el estándar 10/100Base-T, un puerto FireWire 400, dos puertos USB 2.0, y salida DVI –que podía convertirse a VGA gracias al adaptador incluido–. Continuando en el estándar establecido en la época, tenía soporte AirPort Extreme 802.11g y Bluetooth 1.1, por lo que era posible añadirlos a la hora de la compra.

Por último, la unidad óptica suministrada por defecto, era un Combo Drive de carga por ranura capaz de leer DVD a una velocidad de hasta 8X, y de leer y escribir CD hasta 24X. Del mismo modo, podía ser configurado con una unidad SuperDrive que nos brindaría la posibilidad de trabajar sin limitaciones con Digital Versatile Discs.

Vista trasera del Mac mini G4

Originalmente podía ser adquirido desde 499 dólares, cantidad que podría verse aumentada en función del procesador elegido o la capacidad del disco duro; en efecto, un precio mucho más comedido que los que, por aquel entonces, solíamos encontrar en las diferentes líneas de dispositivos de Apple. Su coste, su exquisito y compacto diseño, y la mínima emisión de ruido o calor que producía a la hora de realizar tareas exigentes, le sirvieron para ganarse los elogios de quienes lo consideraban un equipo relativamente asequible con un amplio abanico de posibilidades.

Al contrario de lo que ocurrió con el iBook o el PowerBook, descontinuados con la llegada de los procesadores Intel, el Mac mini supo adaptarse a los tiempos y sobreponerse, tanto a los avances tecnológicos como a las tendencias coetáneas. Actualmente, después de haber experimentado numerosas revisiones, sigue gozando de una salud de hierro puesto que, tal vez se trate de la mejor alternativa para los usuario noveles en el ecosistema de la manzana mordida.

Antes de despedirnos por hoy, os dejamos con una extensa galería de fotos por cortesía de la web Shrine Of Apple.

Dentro de 7 días continuaremos con nuestro particular repaso por la fructífera historia de Apple. ¡No os lo perdáis! Si ansiáis que desempolvemos algún producto en particular o si tenéis en casa alguno que os gustaría que incluyésemos en futuras entregas, os invitamos a que lo compartáis con nosotros.

Archivado en Apple Vintage, Historia, PowerPC
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion