¿Le da Apple más importancia a iOS que a X OS desde el triunfo del iPhone?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Si eres usuario de iPhone, iPad o cualquier producto que tire con iOS que con el tiempo te has comprado un Mac, habrás leído en foros o escuchado de viva voz a otras personas molestas o incluso cabreadas con Apple por haber “abandonado” o dejado de lado Mac OS X. ¿Pero realmente es eso lo que ha hecho Apple? Analizamos los movimientos de la compañía desde la presentación del primer iPhone y todo lo que este supuso, basándonos en las prioridades adoptadas por Apple desde entonces.

Mucho antes de que Steve Jobs se subiera al escenario del Moscone Center de San Francisco en la Macworld del 2007 para presentar el smartphone que revolucionaría el mercado de la telefonía, conocido por todos como iPhone, Apple era una compañía que centraba gran parte de sus esfuerzos en crear ordenadores personales fantásticos, con un sistema operativo envidiado incluso por su mayor competidor, Microsoft. Los apasionados de la manzana que seguían sus pasos por aquellos tiempos son reconocidos como fanboys puros, amantes de una compañía desde sus inicios cuando lo único tangible eran sus insuperables ordenadores e interfaces.

Pero toda esta fantasía “acabó” con la llegada del iPhone. Apple se dio a conocer en todo el mundo gracias su innovador teléfono, que rompía con todos los moldes y estructuras seguidas hasta la fecha. Con él se creo un sistema operativo que a día de hoy no tiene rival, conocido por aquellos tiempos como iPhone OS y nombrado iOS en la actualidad. En este se centraron muchos esfuerzos, ya que Apple sabía que el sistema operativo era el causante principal de las ventas del terminal: tienda online, interfaz pensada para tontos intuitiva para cualquier persona y adicta al tacto.

Primer iPhone

El impacto del iPhone fue tal en la sociedad que dicha innovación supuso un crecimiento sin igual para los de Cupertino.

Número uno en ventas

Sin comerlo ni beberlo, Apple se encontró con una demanda sobrenatural hacia un smartphone que sus rivales más directos menospreciaron ante su presentación. Al poco tiempo, la empresa ya vendía muchos más iPhone o iPod Touch (que usaba también iPhone OS) que ordenadores portátiles o de sobremesa. Consecuentemente, el cambio de principios estaba cantado.

Gracias al invento presentado en 2007, Apple se estaba dando a conocer a miles y miles de personas que jamás se habían interesado por ellos. El teléfono era la puerta de entrada que picaba la curiosidad del consumidor sobre la marca, y Apple debía sacarle todo el jugo posible para captar la atención. Por esta misma razón, se centraron los principales recursos en mejorar y potenciar iOS.

Mac OS X, en la sombra.

En 2007, el sistema operativo por excelencia de cualquier Mac daría un salto que empezaría a disgustar a sus fieles. En noviembre del año que se presentara el iPhone, se pasaría de Tiger a Leopard, habiendo en este último muchos problemas y fallos desde el inicio. Visto el descontento de los consumidores, Apple decidió anunciar Snow Leopard en 2008 y llegó a nuestras pantallas al año siguiente, siendo este el auténtico sistema operativo que nos debería haber llegado como sustitutivo de Tiger.

Apariencia del launchpad

El consumidor ya veía claro un cierto pasotismo por parte de la compañía respecto a OS X. Todo acabaría confirmándose en 2010, cuando Apple convocó un evento con el nombre Back to Mac en 2010, en el que presentaría una tienda de aplicaciones para el sistema de los ordenadores de sobremesa, prácticamente calcada de la exitosa App Store. Las intenciones de Apple quedaron al descubierto con la Mac App Store, confirmando una clara debilidad por la empresa hacia iOS.

A día de hoy, toda esta evolución pasa por Lion y el próximo Mountain Lion, que no son más que una pura “iOSificacion” de Mac OS X.

¿Nos beneficia la iOSificación?

Indudablemente, la masa ha llegado a Apple gracias a iOS. Los fanboys puros son los principales que se quejan de esta iOSificación, pero no deja de beneficiar al consumidor final. La tecnología e informática son dos cosas que deben cumplir un mismo cometido cara al usuario: sencillez. No hay sistema operativo para smartphone más sencillo de usar que iOS, y eso es innegable. Pasar funcionalidades de este OS a Mac OS X no deja de ser más que un gran acierto.

Pero a pesar del beneficio, Apple nos castiga repitiendo la historia entre Leopard y Snow Leopard. Mountain Lion será el OS X que debería haber sido Lion.

Conclusión

En mi opinión, Apple le ha dado una mayor importancia a iOS que a Mac OS X. Prueba evidente es el resultados obtenido en Mountain Lion, en el que incluso las notificaciones hacen acto de presencia. Durante años, el olvido hacia Mac OS X ha podido perjudicar a sus usuarios, hasta que al fin se ha aprendido seriamente de iOS y se ha sabido aplicar al sistema de los portátiles y sobremesas de la manzana. La madurez ha llegado en los ordenadores de Apple.

Notas, notificaciones y Mensajes en Mountain Lion

Pese a ello, ¿No creéis que Apple debe implementar más recursos en renovar el actual iOS? ¿Se queda Mountain Lion por detrás de Windows 8?

Archivado en iOS, OS X, Sistemas Operativos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion