La cobertura de la garantía de nuestro MacBook, algo que no se deja al azar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cuando nuestro equipo se estropea, siempre existen dudas sobre qué cubre o no la garantía que Apple nos proporciona. Para saber cual es el problema y sobre quién recae la culpa, los técnicos de la empresa de Cupertino y sus autorizados externos tienen que realizar un proceso de evaluación de daños. Acompáñanos y descubramos algunas partes de este proceso.

Imagen frontal de un MacBook Pro de 13 pulgadas

De sobra son conocidos los problemas que está teniendo Apple, sobre todo en Europa, con sus políticas de garantía. Ahora nos centramos en cuáles son los límites de cobertura de la garantía estándar de Apple –1 año– y cómo sus técnicos evalúan si las causas del fallo vienen de fábrica o han sido debidos a manipulación o accidente del usuario.

Nos hablan los chicos de Tested, sobre un usuario que se identificó como Apple Certified Macintosh Technician –o ACMT a partir de ahora– y que les explicó algo más sobre el proceso de evaluación de daños. Debemos aclarar que el programa ACMT de Apple permite a los técnicos que trabajan en servicios autorizados por Apple seguir estos procedimientos de evaluación de daños, recibir los componentes oficiales necesarios para la reparación y obtener un reembolso por la misma. Aquí es donde los propietarios de productos Apple pueden hacer uso de su garantía sin vivir cerca de una Apple Store.

Inspección de abolladuras

Existe una herramienta que nunca antes habíamos oído hablar de ella. Se trata de la herramienta de inspección de abolladuras de Apple. Con este nombre tan obvio, este dispositivo nos va a permitir comprobar si existen abolladuras o golpes en la superficie y bordes de nuestro MacBook. Si existiese alguna anomalía de este tipo, nuestro aparato quedaría fuera de la garantía ya que se consideraría que un daño físico externo podría ser el culpable del daño interior.

Esta herramientas está diseñada para comprobar tres tipos de daño visual en cualquier portátil Mac de aluminio:

  1. Abolladuras en la carcasa inferior y superior. Se usa la herramienta con un pico sobresaliente de 1 milímetro y se coloca en el centro de la abolladura. Si el resto de la herramienta es capaz de posarse completamente se le podrá negar la garantía debido a la profundidad del golpe.
  2. Abolladuras en la carcasa de la pantalla. Aquí se procede usando el lado opuesto de esta herramienta, con un pico más pequeño –de unos 0,5 milímetros– y se vuelve a proceder con la norma anterior. Si se posa completamente se le negará la garantía.
  3. Abolladuras en las esquinas. La herramienta se alinea a lo largo de los lados del MacBook. Si no se posa de forma plana a lo largo de los bordes, la garantía quedaría anulada.

Herramienta de visualización de abolladuras ACMT

Indicadores de contacto por líquidos

Lo dicho anteriormente es una forma de detectar anomalías visuales de forma rápida. Pero se podría criticar ya que esa no podría ser la causa del fallo. Para ello, no sólo se usa esta herramienta para la detección de anomalías. Existen otras pruebas para la evaluación de los daños. Otra de las más conocidas es la verificación de los indicadores de contacto por líquidos.

Un indicador de contacto por líquido se dispara si el componente al que está unido entra en contacto con algún líquido. Estos no se activan por temperatura o humedad siempre que estén dentro de los estándares marcados por Apple. Un indicador podrá iluminarse de color rojo o rosa lo que nos indicará que ese módulo ha sido expuesto a algún líquido.

Indicadores de contacto por líquidos usados por Apple en sus dispositivos

Comprobación del hardware

Si finalmente no existen evidencias de abolladuras o de contacto con algún líquido, el técnico ejecutará dos herramientas a nivel de software para comprobar el estado del hardware del equipo. Existen dos pruebas a nivel de software, una más superficial que podría realizarse de cara al usuario –con un diagnóstico superficial– y otra prueba más profunda que se hace ya en caso de que el MacBook se quede en la tienda para su reparación. Las pruebas son:

AST (Service Toolkit Apple). Permite arrancar una imagen de diagnóstico rápido que comprueba si se detectan todos los componentes. Es capaz de ofrecer informes de rendimiento de la batería por si hubiese que reemplazarla. Esta prueba está diseñada para ejecutarse frente al usuario para explicarle los posibles problemas que hay que subsanar y para comprobar a posteriori que todo ha sido arreglado.
ASD (Apple Service Diagnostic). Esto sería el software de prueba que se realiza ya una vez el equipo está en el servicio técnico. Realiza pruebas de tensión en el hardware, comprueba la RAM y sus posibles errores de lectura y escritura, monitorea velocidad del ventilador, temperatura de la CPU y GPU y ejecuta pruebas de gráficos OpenGL.

Como podemos comprobar, el aceptar o no un aparato en garantía, no es algo que se deja al azar. Para rechazar una garantía por parte del servicio técnico de Apple antes tiene que pasar por una serie de pruebas –no solo existen las descritas en este post– para poder demostrar que el daño se debió a un mal uso por parte del usuario.

Archivado en Cobertura, Garantía, Mac, MacBook, Servicio Técnico
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Me parecería perfecto que fueran tan meticulosos en cuanto a períodos de garantía ser refiera, ya que solo dan un año cuando el vendedor (en la mayoría de casos, la propia Apple), debe de darte dos años de garantía.

    Además, si tantos tests hacen de si la carcasa está recta o con abolladuras, creo que deberían ofrecerme prestarme esas herramientas para (delante siempre del agente vendedor) comprobar que no existen en el momento de comprar el producto.

    • Pepe Mérida dice:

      Las políticas de garantía de Apple son dignas de analizar. Son muchos los problemas legales que está teniendo, sobre todo en Europa, por ese año de garantía estándar, cuando legalmente, deberían dar dos. Pero claro, dentro de esos límites, esta es su forma de actuar. Y sí, totalmente de acuerdo, tengo experiencia (no con Apple) de comprar un producto y que venga con un pequeño defecto físico y no poder cambiarlo por no poder demostrar que eso venía así. Así que no sería mala idea una comprobación visual antes de sacar el aparato de la tienda. =)

      Gracias por comentar =)

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion