Apple Vintage: iPod, el reproductor que supuso un punto de inflexión en el devenir de la compañía

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Regresamos una semana más con Apple Vintage, sección en la que viajaremos al pasado con la intención de rendir un pequeño homenaje a los productos que Apple ha ido lanzando a lo largo de su historia. Hoy retrocederemos hasta el año 2001 para rememorar uno de los grandes hitos de la multinacional: el lanzamiento del primer iPod, un producto rompedor que llegó en el momento idóneo para revolucionar la industria.

Apple Vintage: iPod de primera generación

Ya estamos de vuelta, una semana más, en Apple Vintage, la sección retro de Applesencia en la que recuperaremos los productos que han ido marcando la evolución de Apple hasta convertirse en la compañía que todos conocemos hoy en día. Hoy abriremos el baúl de los recuerdos para desempolvar el iPod de primera generación, un reproductor todoterreno concebido como un producto revolucionario en una época de gran incertidumbre para la compañía, que consiguió trascender más allá del mercado al que iba dirigido.

El iPod de primera generación fue presentado a bombo y platillo bajo el eslogan 1.000 canciones en tu bolsillo, el 23 de octubre de 2001. Más allá de una herramienta de marketing, dicha fórmula publicitaria era una auténtica declaración de intenciones: el soporte físico para la música estaba en decadencia, por lo que se iba a poner toda la carne en el asador en pos de un formato de audio en pleno auge, el MP3.

La comunión de un reproductor musical pequeño, transportable y muy fácil de usar, con iTunes, un potente programa de gestión musical que además hacía las veces de tienda musical, derivó en una magnífica acogida por parte de la industria; algunos sectores de la prensa especializada no tardaron en afirmar que, la familia iPod había alterado el panorama de los reproductores de audio portátiles.

Características del iPod

Contenido del paquete de ventas del primer iPod

Si hay un elemento diferenciador que se haya convertido en seña de identidad del iPod, ese fue sin duda el Scroll Wheel, un método de control mecánico basado en una rueda de desplazamiento, en la que se integraban un botón de selección y cuatro botones auxiliares. Más adelante, sería sustituido por la archiconocida Click Wheel táctil, que vino a mejorar, si cabe, la experiencia de uso.

El primer iPod poseía una pantalla LCD monocromática de 2 pulgadas, cuya resolución alcanzaba los 160×128 píxeles. Inicialmente fue puesto a la venta con un disco de 1,8 pulgadas con 5 GB de capacidad, uno de los grandes artífices del contenido tamaño del reproductor puesto que por aquel entonces, el estándar se había establecido en las 2,5 pulgadas; meses más tarde, llegaría al mercado un nuevo modelo con 10 GB de capacidad, que prometía almacenar hasta 2.000 canciones en formato MP3 a 160 Kbps.

Ahondando en sus especificaciones, cabe destacar que hacía uso del chip PortalPlayer PP5002, formado por dos procesadores ARM 7TDMI a 90 MHz integrados. Asimismo, contaba con 32 MB de memoria SDRAM, capaces de ofrecer más de 20 minutos de protección contra saltos.

La carga y sincronización era llevada a cabo a través de un puerto FireWire IEEE 1394a, y la salida de audio, como no podía ser de otro modo, se realizaba a través de un jack de 3,5 mm tradicional para auriculares estéreo. Su batería integrada de 1.200 mAh era capaz de ofrecer una nada desdeñable autonomía, de hasta 10 horas en reproducción.

Vista trasera del iPod de primera generación

A pesar de sus limitadas opciones de conectividad, su alto precio —399 y 499 dólares dependiendo de la capacidad–, y de ser solo compatible con OS 9 y OS X 10.1, el iPod fue un auténtico boom. Buena muestra de ello son los incontables galardones que llegó a recibir, tales como la excelencia a la ingeniería, el producto de audio más innovador, amén de un sinfín de críticas en las que se destacaba su apariencia, su limpio diseño o su facilidad de uso.

Su impacto fue tal, que rápidamente se crearon nuevas gamas de modelos como el iPod mini –que posteriormente dio paso al iPod nano–, el iPod shuffle o el reciente iPod touch, al que se le integró la tecnología multitáctil del iPhone. Aunque en la actualidad haya sido relegado a un segundo plano, el iPod original puede echar la vista atrás y presumir orgulloso de haber sido el gran responsable del renacer de Apple.

Antes de despedirnos, os dejamos con una extensa galería de fotos por cortesía del usuario de Flickr Pinot & Dita.

Hasta aquí hemos llegado por hoy. Dentro de 7 días continuaremos con nuestro particular repaso por la fructífera historia de Apple. ¡No os lo perdáis! Si ansiáis que desempolvemos algún producto en particular o si tenéis en casa alguno que os gustaría que incluyésemos en futuras entregas, os invitamos a que lo compartáis con nosotros.

Archivado en Apple Vintage, Historia, Reproductor
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion