Instagram y Snapchat, no es oro todo lo que reluce

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Crítica  Instagram y Snapchat

Dos de las aplicaciones más descargadas de la App Store. Las redes sociales, obviando a WhatsApp, que más triunfan entre jóvenes entre 15 y 25 años (sí, también hay mayores de 25 años que las usan). Redes sociales que están “a la moda”, tanto que otras aplicaciones como WhatsApp –con los inminentes WhatsApp Status– y Facebook han empezado a copiar sus funcionalidades. Instagram y Snapchat son todo esto y más pero, ¿qué son más allá de eso?

Instagram y Snapchat, ¿qué son?

Si nunca has oído hablar de ellas, posiblemente acabes de salir de unos cuantos años de hibernación en una cueva más que remota. Ambas son aplicaciones para subir fotografías, pero con funciones radicalmente opuestas. Instagram se caracteriza por permitirnos compartir las fotos que subamos con todos los usuarios de la red –si nuestro perfil es público– o solo con nuestros seguidores si es lo que queremos. Sin embargo, estas fotos permanecen subidas a menos que las borremos, todo lo contrario que Snapchat.

Te puede interesar | WhatsApp Status: las Stories a lo Instagram

Snapchat, por el contrario, se ha hecho famosa en estos últimos dos años por la efimeridad de sus fotos, que proporciona a sus usuarios una sensación bastante fuerte de seguridad, ya que además les notifica cuando un usuario –ya sabemos del tipo de usuario que hablamos– hace una captura de pantalla de la foto que hayas subido. En otras palabras, un medio social que mueve a las masas.

Contenidos pésimos: todos a la moda

Ambas aplicaciones pueden parecernos geniales. Sin embargo, con tan solo unas horas de uso, vemos que no hay nada más lejos de la realidad. Una aplicación que hace unos años se utilizaba para compartir fotografías de forma puntual, ahora se han convertido en algo que, sinceramente, me da miedo. Foto comiendo, foto preparándome para irme a la calle, foto de fiesta, foto volviendo a casa por los suelos. Foto levantándome con resaca, foto del desayuno…

Crítica a instagram

STOP. ¿Qué estamos haciendo? Hemos convertido estas apps en simples ventanas a nuestras vidas, donde necesitamos retransmitir absolutamente todo lo que hacemos. Y sí, digo necesitamos porque realmente lo hemos convertido en una necesidad, en la necesidad de mantener a todo el mundo al tanto de lo que hacemos y de estar al tanto de lo que los demás hacen. En esto se han convertido estas dos aplicaciones, en un nido de egocentrismo y “marujeo” al nivel de los tan odiados programas del corazón.

Puede que estés pensando “¿dónde está el egocentrismo en estas aplicaciones?”. Aunque en un principio puede parecer que solo se trata de saber qué pasa en la vida de los demás, estas aplicaciones se centran en el “mira qué hago YO”. No importa qué hay en la foto. No importa si es un paisaje espectacular, importa que soy yo el que está allí. No importa lo que estoy comiendo sino que soy yo quien lo está comiendo. ¿Es que no nos damos cuenta?

Las nuevas aplicaciones para ligar

Hace unos años si querías ligar por Internet, no quedaba más salida que, o ir a un chat con a saber quién, o entrar en la famosa Badoo. Todo cambió cuando empezaron a llegar aplicaciones como Lovoo, Tinder u otras tantas, que crecieron gracias a una gran comunidad –principalmente de jóvenes– que buscaba encontrar pareja o un simple rollo con quien divertirse. Sin embargo, a día de hoy estas apps están siendo desbancadas por otras que no nos esperaríamos.

Así es, Instagram y Snapchat son las nuevas aplicaciones para ligar. No de una forma directa, sino solapada. Por supuesto, quien dice ligar, dice buscar alguien con quien salir este fin de semana, a quien meterle mano y no volverle a hablar más. Ahora a por el (o la) siguiente. ¿Así es como queremos las relaciones? Así es como las están creando estas aplicaciones.

como-ligar-mejores-aplicaciones-iphone

Si de verdad quieres ver estas aplicaciones, sus usos y su público de cerca, te recomiendo que te pases por el canal del YouTuber Forfast, quien ha sabido captar a la perfección cómo estas aplicaciones están cambiando nuestra forma de ser, de ver la vida, y la forma de ver las relaciones, ya sean sentimentales o no.

Verídico. En los tiempos en los que aún tenía Instagram –hará cosa de un año–, pude dar fe de esto que comento, y es que en los últimos días de mi cuenta me hablaron por privado. Minutos después, la conversación torno a “lo que a ella le ponía” y “lo que quería que le hiciese”. En definitiva, ¿para esto queremos estar en Instagram y Snapchat?

YouTube | Snapchat y la juventud

YouTube | Instagram y la juventud

¿Por qué triunfan estas aplicaciones?

Viendo cómo son estas aplicaciones, entiendo perfectamente su éxito. Parecen (y, de hecho, están) diseñadas a la medida de mi generación. Son aplicaciones que nos permiten contar todo a todos, saber todo de todos y en todo momento. Que nos permiten cambiar nuestra forma de relacionarnos, de ligar, de ser.

En definitiva, sí, he sido usuario de estas aplicaciones. Sin embargo, hace meses –o incluso un año– que dejé de usarlas. ¿Por qué? Porque han sido corrompidas, porque no son la sencilla e inocente red social que fueron en un principio, sino que se han degradado en una vertiginosa caída hacia la sexualización e insinuación constante así como hacia el más extremo egocentrismo de quienes publican incluso decenas de fotos al día –y, créeme, no exagero–.

Sinceramente, me parecen detestables estas redes sociales (aunque se puede comprender que haya a quien le gusten), que tienen millones y millones de usuarios anonadados y centrados en compartir todo con todos –y no en un aspecto positivo–, volcando sus intimidades y deseosos de conocer las del resto. ¿Es así como queremos que sean las redes sociales? Por mal camino vamos.

Recuerda dejarnos tu opinión en los comentarios y es que, ¿eres un fan acérrimo de estas aplicaciones?

Archivado en Crítica, Instagram, iPhone, Opinión, Snapchat
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion