Tres razones por las que Safari es mejor que los navegadores alternativos en iOS (y viceversa)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

No cabe duda de que Safari es el navegador más utilizado en iOS. Ya sea por méritos propios o simplemente, por ser el navegador por defecto en el sistema operativo móvil de Apple, lo cierto es que disfruta de una situación envidiable frente a una competencia cada vez más dura; aún así, ¿por qué declinar seguir utilizándolo? En la siguiente entrada, expondremos tres motivos por los que mantenernos fieles a Safari y otros tres para no hacerlo.

Sección X Razones por las que...

Con sus virtudes y sus defectos, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que Safari es el rival a batir en iOS. Sus bazas no son pocas; es rápido, fácil de utilizar y cada revisión no hace sino pulirlo allí donde pudiera cojear. Sin duda, el hecho de ser el navegador por defecto en el sistema operativo móvil de Apple –algo que no podremos modificar sin recurrir al jailbreak– juega a su favor.

Ahora bien, el abanico de alternativas disponibles en la App Store es cada, cuantitativa y cualitativamente mayor, pero ¿estarán a la altura? Después de haber podido utilizar varios de ellos indistintamente, y al igual que en su día decidí decantarme por Chrome come navegador principal en OS X, en esta nueva entrega de X razones por las que… intentaremos exponer nuestros argumentos a favor y en contra de continuar utilizando Safari.

Tres razones por las que elegir Safari

Captura de Safari

Rendimiento

Con la llegada de iOS 4.3, Apple introdujo el motor de JavaScipt Nitro en Safari, algo que se tradujo en una disminución sustancial de los tiempos de carga o en el rendering en según qué páginas; por motivos de seguridad, dicho motor no se encuentra disponible en navegadores de terceros a no ser, claro está, que echemos mano la scene.

Dejando atrás datos objetivos, lo cierto es que la ausencia de Nitro no significará que impepinablemente vayamos a experimentar problemas en la práctica ni mucho menos, pero en líneas generales sí que puede apreciarse una mayor fluidez a la hora de hacer scrolling o en cualquier otra tarea. La experiencia de uso en Safari, que a día de hoy no he conseguido encontrar en ningún otro navegador, es simplemente exquisita: responde a la perfección con suavidad y sin ningún tipo de lag.

Integración con el sistema operativo

No solo con iOS sino también con OS X. Y es que, gracias a iCloud podremos tener sincronizados, de forma automática con nuestros Mac, el historial de páginas visitadas, favoritos o pestañas abiertas, lo que nos permitirá comenzar a navegar en un dispositivo y continuar donde lo dejamos en cualquier otro.

Por otro lado, y obviando una vez más el jailbreak, Safari es el navegador stock de iOS con todos los beneficios que ello conlleva; es decir, los enlaces de cualquier aplicación, por defecto se abrirán en éste, podremos añadir accesos directos a nuestras webs en el escritorio o compartir cualquier enlace fácilmente en Twitter o Facebook.

Los pequeños detalles

Hablo, principalmente, de las Listas de Lectura sin conexión y Lector, dos prestaciones bajo mi punto de vista imprescindibles para cualquier buen devorador de contenidos puesto que simplificarán enormemente nuestra tarea. Encuentro especialmente útil la primera, que nos brindará la posibilidad de descargar el contenido de toda una página añadida a la Lista de Lectura y rescuperarla en cualquier momento aunque no dispongamos de conexión.

Tres razones por las que recurrir a navegadores de terceros

Captura iCab

Flexibilidad

Pongamos como ejemplo iCab Mobile, uno de los navegadores que más me han llenado. Los primero que nos llama la atención es su vasto menú de preferencias, desde el que podremos modificar prácticamente cualquier parámetro: tratamiento de nuevas pestañas, edición de formularios, cuentas de usuario y contraseñas, cambiar motores de búsqueda y un largo etcétera.

Otros aspectos que hacen que merezca la pena hasta el último céntimo que cuesta, son su gestor de descargas, que no solo nos permitirá elegir la ruta dónde queremos guardar los archivos, sino también gestionar la cola de descargas, y sobre todo, la posibilidad de instalar plug-ins a través de los cuales, seremos capaces de compartir webs por AirPlay, publicar en Twitter o Facebook e incluso, guardar en Evernote. Un cúmulo de funcionalidades que lo acercan a un navegador de escritorio y hacen que las opciones de configuración de Safari se antojen insuficientes.

Posibilidades

Safari cuenta con algunas restricciones, a todas luces innecesarias como por ejemplo el límite de pestañas que, todo sea dicho, en iOS 6 ha sido ostensiblemente aumentado. ¿Por qué no podemos tener abiertas tantas como deseemos? Por su parte, Google Chrome no tiene límite alguno, pero no repercute de modo alguno en su rendimiento.

Otro de los aspectos que echo en falta en Safari es un control gestual. No exijo algo tan completo como los gestos incluidos en Dolphin, pero no entiendo cómo algo tan simple e intuitivo como el desplazamiento entre pestañas, desplazando un dedo desde el borde de éstas, del navegador de Google no está implementado en el de Apple.

Sincronización

Sí, es cierto que uno de los puntos fuertes de Safari radicaba en su sincronización con iCloud, pero Chrome va un paso más allá, ofreciéndonos la opción de recordar cuentas de usuario y contraseñas, extensiones y configuraciones.

Conclusión

Es innegable que la velocidad de carga sigue siendo fundamental para asegurar el éxito de un navegador y precisamente de ello puede estar orgulloso Safari, pero es comprensible que a los usuarios más exigentes pueda saberles a poco y por ello, decidan aventurarse en busca de aquellas características que echan en falta.

Personalmente, y sin olvidarme Skyfire o Maxthon, suelo alternar entre Chrome, iCab y Safari según mis necesidades, ¿y vosotros?, ¿cuál es vuestro navegador preferido en iOS?

Archivado en Google Chrome, iOS, Safari, X Razones por las que
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion