Análisis del Logitech PowerShell

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Logitech PowerShell análisis

Las plataformas móviles cada vez le están recortando más terreno a las consolas portátiles tradicionales, superándolas en amplitud de catálogo y cada vez acercándose más en calidad. Uno de los últimos bastiones de las consolas era su jugabilidad. El hecho de disponer de botones físicos, además de pantalla táctil, facilitaba mucho el juego y era uno de sus puntales.

Sin embargo, Apple, que cada vez está viendo más claro que tiene futuro en este terreno, decidió incluir en iOS 7 el soporte para controladores, permitiendo así que tanto los desarrolladores de juegos como los fabricantes de accesorios dieran un paso más, subieran el nivel y de esta manera presentar a iOS como una alternativa cada vez más real en el mercado de los videojuegos.

Logitech siendo como es uno de los principales fabricantes de accesorios, no quiso quedarse fuera y presentó el Logitech Powershell, un controlador pensado específicamente para los iPhone 5 y 5s, con el cual podremos mejorar exponencialmente la experiencia de juego en nuestro dispositivo. Lo hemos probado, y esta es nuestra opinión.

Diseño

Lo primero en lo que vamos a detenernos es en su diseño y fabricación. Me gusta su factor de forma, pensado por y para la ergonomía. No es plegable como el Moga Ace Power pero ocupa menos de lo que parece, aunque, no esperes poder llevarlo en el bolsillo. El material empleado es policarbonato, con unos acabados rugosos en la parte trasera que facilitan su agarre y dan una sensación de calidad y robustez. Es plástico, si, pero está muy bien construido.

Logitech PowerShell análisis

Logitech ha optado, a diferencia de los otros controladores para iOS, como el SteelSeries Stratus o el Moga Ace Power, por usar una configuración de botones más bien básica. A la izquierda contamos con un pad direccional, a la derecha tenemos los cuatro botones de acción clásicos –A, B, X, Y– y un botón de pausa y en la parte superior tenemos con dos triggers. El tacto de los botones es muy bueno, aunque, personalmente, pienso que deberían de tener un recorrido menor, que haría aumentar la rapidez de pulsación. Esto no quiere decir que su precisión sea mala, al contrario.

Logitech PowerShell análisis

Hay ciertos aspectos constructivos y de diseño que Logitech podría haber mejorado. La forma de introducir el iPhone en el controlador no es mala, hay que deslizarlo hasta encajar el conector ligthning, pero una vez colocado nos encontramos con dos defectos en su diseño que pueden volver nuestra experiencia incómoda.

El primero es la forma de acceder al botón de apagado, que se pulsa con una pequeña pestaña que no siempre funciona correctamente y que es incómoda de manejar. El segundo problema es la forma de conectar unos auriculares. El Logitech PowerShell tiene dos pequeños orificios en su carcasa que permiten la salida del sonido del altavoz, pero, en caso de querer conectar unos auriculares, tendremos que usar un adaptador que sirve de alargador para poder llegar a la conexión. Es algo incómodo porque supone tener que llevarlo encima si no tienes unos auriculares Bluetooth y quieres conectar unos normales.

Logitech PowerShell análisis

Un aspecto positivo es su batería incorporada, frente a los controladores conectados por Bluetooth como el SteelSeries Stratus. Con 1500 mAh no pienses que podrás cargar por completo tu iPhone mientras juegas, pero sí conseguirás extender la autonomía de juego unos dos o tres horas fácilmente antes de quedarte sin batería. Podría parecer un hecho menor pero se agradece mucho, sobre todo en desplazamientos largos.

Análisis

Pero más allá de aspectos constructivos, diréis, ¿nos vas a contar cómo es la experiencia con el Logitech PowerShell? Lo primero que hay que decir es que no podremos jugar a todo el catálogo de juegos de la App Store con este mando, y es una pena. Es cierto que últimamente hay cada vez más juegos disponibles, y que juegos tan destacados como el Real Racing 3 se han actualizado incluyendo el soporte para este tipo de controladores, pero aún así, la lista sigue siendo escasa, y echamos de menos algún que otro juego. Esto, por supuesto, no es culpa de Logitech sino de los desarrolladores.

Logitech PowerShell análisis

Centrándonos en los juegos disponibles, durante estas semanas he tenido la oportunidad de exprimir el mando, probando en profundiad gran parte de ellos, y la verdad, la experiencia ha sido muy positiva, pero tiene matices.

La ausencia de joystick analógico hace que los juegos tipo shooter en primera persona no sean su especialidad, son jugables, controlando el movimiento con el pad y la vista con el dedo sobre la pantalla, pero no es nada cómodo. El que quiera jugar a juegos con ofrezcan control de la cámara, como Dead Trigger, debería elegir un controlador con joystick.

Logitech PowerShell análisis

La verdadera especialidad de este mando son los juegos con cámara fija, de avance horizontal o juegos de carreras, y es una delicia jugar a ellos con él. Juegos como Oceanhorn, Limbo o Nuke Dukem se convierten en adictivos con este mando y hacen que merezca la pena, haciéndote sentir que tienes una consola portátil entre manos.

Logitech PowerShell análisis

Especialmente me gustaría destacar Oceanhorn, juego del que mi compañero Pere ha hecho multitud de artículos con trucos y guías, y que me enganchó desde el principio. Los juegos de carreras sin embargo me han dejado un poco más frío, ya que, sigo prefiriendo el control mediante acelerómetro, que se muestra más preciso que los botones, aspecto que pienso que es cuestión de optimización por parte de los desarrolladores.

Conclusiones

75

La sensación que me deja el mando, más allá de la diversión que proporciona, es que la idea está aún verde. Y por las tres partes, la propia Apple, los desarrolladores y los fabricantes de accesorios. La primera no ayuda, en vez de potenciar este tipo de accesorios creando por ejemplo una sección propia en la App Store, hasta los selfies tienen una, o una identificación que los distinga y suavizando también las condiciones que imponen para crearlos.

Los desarrolladores por su parte están siendo bastante perezosos a la hora de adaptar sus juegos, lo que no motiva a los fabricantes, que por su parte, les ponen unos precios a estos accesorios demasiado elevados, en el caso del Logitech PowerShell 99 euros, motivados por las condiciones puestas por Apple, y así entramos en un bucle. Personalmente, creo que Apple sería la primera que debería dar el paso y apostar más firmemente por este tipo de producto.

Además de eso, hay otro aspecto a tener en cuenta, y es que, salvo el SteelSeries Stratus, el resto de controladores tienen fecha de caducidad, ya que sólo son compatibles con algunos iPhone, lo que significa que en el momento en el que Apple cambie el factor de forma y nosotros cambiemos de iPhone ya no podremos utilizarlos, mal pensando.

Después de leer todo el análisis pensareis, ¿recomendarías este mando? Mi respuesta, a pesar de las contras, es sí. Como ya dije antes, la experiencia con los juegos compatibles, como Oceanhorn, fue adictiva, y bajo mi punto de vista, eso merece pasar por alto su precio, rondando los 90 euros actualmente, o los defectos propios de ser uno de los pioneros de la categoría. Lo que no puedo evitar pensar es que, con la inclusión de un joystick, por construcción y factor de forma este podría ser un controlador perfecto, pero bueno, ¿quizás en la próxima generación?

Archivado en Logitech, PowerShell, Reviews
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion