Hablemos del diseño del Apple Watch

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Apple Watch versión Sport Los wearables han sido los primeros productos que han puesto a la industria de la tecnología en un cruce de caminos. Un wearable no vale solo por lo que hace sino también por cómo está hecho, por lo que representa. Es una extensión, un reflejo de nuestra personalidad y la moda juega un papel primordial, diría que a la par de la tecnología en cuanto importancia.

Este punto no ha sido entendido así por muchos fabricantes de smartwatches. Era más importante centrarse en lo que podía hacer más que en cómo era el producto y por eso nos encontrabamos con bonitos (nótese la ironía) relojes de plástico con formas poco elaboradas que no atraían al usuario. Esa es una de las principales razones por las que no ha llegado a despegar este segmento. Se lanzaban al mercado relojes para geeks más que para un público general.

Apple entendió esto y a la hora de dar forma al Apple Watch estoy seguro de que la moda ha jugado en muchas ocasiones un papel primordial teniendo más peso en la toma de decisiones que la parte puramente tecnológica. Y de mucho de lo que vemos en el Apple Watch tiene culpa el diseño industrial y más concretamente Marc Newson.

El equipo de diseñadores de Apple es sin duda uno de los mejores de la industria tecnológica pero les faltaba perspectiva. Trabajan en multitud de proyectos pero ninguno relacionado con otros ámbitos y en ese sentido Newson, que tiene un portfolio con productos de múltiples ámbitos, les aportó la riqueza y la visión que no tenían. Es por eso que muchos detalles del Apple Watch recuerdan a otros relojes que llevan la firma de Newson.

Apple Watch

Un factor diferencial del Apple Watch es su ejecución. Nunca Apple había puesto tanto esmero y detalle en la fabricación de un producto. Tampoco ningún otro producto lo había requerido de la forma en la que lo requiere el Apple Watch.

Es, desde el punto de vista del diseño y la ingeniería, el producto más completo y complejo de Apple. Y contando que es la primera generación su ejecución, su nivel de acabados y la precisión en todas sus piezas roza la perfección. En este sentido tenerlo en la mano y usarlo te hace darte cuenta de que estás más ante un reloj de un fabricante tradicional que ante un smartwatch que hayas podido ver antes.

Desde los materiales utilizados hasta los procesos de fabricación han sido repensados para este producto. Puede que en tecnología no haga falta ser tan escrupuloso a la hora de fabricar un producto pero sí en relojería y ahí es donde Apple ha querido poner el énfasis. Vease guiños como la parte trasera de la caja en la que, al igual que en relojes clásicos, aparece inscrito el material empleado así como el tamaño de la misma. El Apple Watch está legitimado para ser comparado con un reloj tradicional más que con un smartwatch al uso.

Esto junto con la idea de que no hay un modelo de reloj para todos, o para unos pocos como dije antes, sino que tiene que haber un modelo para cada uno hizo que Apple potenciase la personalización con el lanzamiento de dos tamaños, tres colecciones y múltiples correas para que de esta forma cada uno pueda sentirse identificado con alguna de las opciones. Y no solo eso sino también el Apple Watch se adapte a cada ocasión, no se encasille en una sola estética. La moda y el diseño por encima de las especificaciones. Porque estas no son importantes si un producto simplemente funciona.

Archivado en Apple Watch, Diseño Industrial, Materiales
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion