Apple Watch, un nuevo concepto de reloj, no un gadget tecnológico

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Apple Watch Portada

Ayer fue la puesta de largo del nuevo dispositivo de Apple, su reloj inteligente cuyos precios oscilan entre los 349 dólares y los más de 10.000 dólares de la edición de oro. Si eres amante de la tecnología y te has dado una vuelta por la blogosfera te habrás dado cuenta que las opiniones acerca del mismo son contradictorias en muchos casos. De hecho, tú que lees estas líneas puede que pienses que el Apple Watch no es para ti y que no tiene sentido usar un dispositivo más pequeño e incómodo, que hay que cargar todos los días, solo para hacer cosas que ya puedes hacer con el móvil pero de peor forma.

Puede que seas uno de esos que puso una cara “rara” cuando se volvió a hablar de transmitir tus latidos a otro Apple Watch o la presión en la pantalla a través de la interfaz háptica de vibración. Pero te voy a contar un secreto: el problema es que tú no eres el público al que va dirigido el Apple Watch. El reloj inteligente de Apple no está dirigido al consumidor tecnológico de dispositivos Apple, sino a otro público totalmente diferente. Vamos a analizar unos cuantos conceptos para poder entenderlo mejor.

Blue Oceans, buscando nuevos mercados

Océanos azules es una estrategia de mercado que pretende romper con los cánones establecidos en los que una empresa que entra en un mercado de producto ya creado, tiene que competir y hacerse hueco en la misma ofreciendo un producto de similares características a los ya existentes (los denominados océanos rojos).

Para aplicar la estrategia de océanos azules (a grandes rasgos) hay que analizar el mercado y dividirlo en tres pilares básicos donde agruparemos las características de este: características que vamos a eliminar de la estrategia de producto preconcebida, algunas que vamos a reducir en su presencia y otras nuevas que permitirán crear un nuevo mercado. Con esto generamos nuevos espacios de consumo buscando la explotación de la idea y su proyección en el tiempo más allá de una simple estrategia de números.

Estrategia Océanos Azules

En este sentido vamos a ver un ejemplo tecnológico de la aplicación de esta estrategia: la Nintendo Wii. Cuando esta salió al mercado, sus primeros críticos fueron los usuarios de consola (o los conocidos como hardcore gamers). Wii es una consola y los usuarios de consola (los que suponían eran su mercado objetivo) se echaban las manos a la cabeza con un nuevo paradigma a la hora de controlar los juegos y una resolución de imagen muy inferior a las consolas de su misma categoría como la Xbox 360 y la PS3.

Lo que Nintendo hizo fue eliminar de su ecuación al jugador de consolas como mercado objetivo e incorporar una nueva experiencia de juego buscando un nuevo objetivo de mercado en usuarios no nativos. Además redujo significativamente el número de títulos que explotaban las habituales técnicas de juego y creó una experiencia social y de juego en familia que no existía hasta ese momento en el mercado de las consolas.

El resultado: la Nintendo Wii es la consola más vendida de la historia superando los 100 millones de unidades en todo el mundo. Nintendo creó su propio mercado y no competió nunca directamente con Microsoft o Sony. Al contrario, fueron Microsoft y Sony los que quisieron competir con ellos en ese nuevo mercado a través del Kinect o los mandos con sensores.

Pues bien, un concepto similar es el que ha aplicado Apple con el Apple Watch. Un concepto en que su objetivo de mercado no es el usuario de smartphone ni la persona amante de la tecnología. El Apple Watch está destinado a dos mercados objetivos muy claros: el que usa el reloj como complemento de moda y la persona que busca un medidor de actividad física con el toque especial que Apple da a sus productos.

La estrategia del Apple Watch

¿Qué es un reloj? Una experiencia personal, un complemento de moda y un dispositivo de una sola función: ver la hora. Aun así, empresas como Swatch, Tag Heuer u otras facturan millones al año y venden estos relojes a precios similares al Watch Sports, el Watch convencional e incluso superiores al propio Watch Edition de oro de 18 kilates. Porque los relojes también tienen un nicho de mercado como producto de joyería. Y sigue siendo un reloj. Un dispositivo de una sola función que, en algunos casos, se cargan con nuestro movimiento o incluso girando la corona como antaño.

Apple Watch Modelos

El Apple Watch, en contra de lo que muchos piensen, no es un smartwatch como cualquier modelo de Android Wear donde existe un único aspecto para cada marca y modelo. Cuando nosotros compramos un smartphone de un modelo concreto, solo la funda que podamos comprar lo convierte en un dispositivo diferente a otro. Todos son iguales. Todos los iPhone 6 son iguales, cambiando solo sus tres colores. Porque lo que se busca es el dispositivo y sus funcionalidades no la personalización. En ese mismo concepto existen todos los smartwatch de otras marcas como LG o Samsung.

Pero el Apple Watch tiene cientos de combinaciones y diferentes orquillas de precio. Sí, también hay tres modelos: el Sport de aleación de aluminio, el Watch de acero inoxidable y el Edition de oro. Pero en la combinación de colores y correas se pueden conseguir infinidad de personalizaciones que hacen que cada uno sea un modelo único en sí mismo. Más, cuando fabricantes de terceros empiecen a ofrecer sus propias correas.

WatchKit

Más allá del reloj o de la redefinición de la experiencia del reloj, tenemos WatchKit, o la posibilidad de explotar con múltiples funciones que hagan más atractivo el dispositivo al sector de usuarios no tecnológicos al que va dirigido. Un reloj como complemento de moda, capaz de alertarnos de las llamadas y responderlas sin necesidad de sacarlo del bolso o bolsillo. Capaz de mostrarnos los Whatsapp que nos mandan y contestarlos directamente o ver los correos que nos llegan y estar al día de nuestra agenda. Estamos captando a un usuario al que no le interesa la tecnología si no lo práctico.

Posibilidades como usar el reloj como llave de hotel, como tarjeta de embarque, como sistema de seguridad para vigilar tu casa y controlar si todo está cerrado y la alarma encendida, para localizar dónde está tu familia en cada momento, para pedir un taxi e incluso para controlar el TV sin tener que usar el mando a distancia… Esos son los elementos prácticos que se proporcionan a un usuario no nativo que sí valora el no tener que sacar el móvil de donde está guardado. O que si hemos llegado a casa da igual que lo tengamos donde sea, que podremos atender esa llamada o ese mensaje que nos entra, o ver la nueva notificación o contenido en redes sociales.

Conclusiones

La competencia del Apple Watch no es LG, Samsung, Huawei o cualquier otra marca tecnológica. Tampoco lo es Fitbit u otra empresa fabricante de bandas de medición de actividad física. La competencia del Apple Watch y quienes realmente están preocupados, son los fabricantes de relojes que ahora hay en las grandes superficies o joyerías. Ese sector del mercado de un producto a partir de 300 euros hasta miles de ellos. Un mercado ajeno a la tecnología que mueve mucho dinero cada año.

Portada Vogue China

El paradigma es que el Apple Watch redefine el concepto del reloj como dispositivo de una sola función cuyo concepto es un complemento de moda, personal y de joyería, para convertirlo en un reloj inteligente que siga teniendo ese mismo concepto de objeto de moda. Tiene más funciones como ser un medidor de actividad física, elemento de comunicación, para estar conectado a la nueva era always connected, pero no deja de ser eso: el complemento de moda que siempre ha sido, redefinido como dispositivo tecnológico y no como un reloj mecánico, dispositivo de una sola función.

No por nada hasta ahora han sido revistas y tiendas de moda donde ha podido verse. Por lo tanto, no se confundan y entiendan lo que no es. Si piensan que no es para ustedes, es probable que estén en lo cierto. Pero el Apple Watch es un reloj, un nuevo concepto de reloj, no un gadget tecnológico. Si intentan analizar como gadget ni le verán futuro, ni sentido ni nada.

Solo hay que cambiar el concepto y eso permitirá entenderlo mejor y entender por qué será un éxito de ventas. ¿Le has cambiado la pila a tu reloj en la joyería o relojería a la que vas habitualmente? Pues también se podrá hacerlo con el Apple Watch y su batería, aunque en una Apple Retail Store. Está claro, si lo vemos como gadget podremos verle muchos problemas, pero si lo vemos como reloj es mucho más de lo que a día de hoy ofrece un reloj y a precios similares. Esa es la diferencia. Es una locura de calibre similar a que una empresa de ordenadores se ponga a fabricar reproductores musicales o teléfonos móviles.

Archivado en Opinión, WatchKit
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs