Goodbarber: crea tu propia aplicación fácilmente en cuestión de horas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Es la hora de crear tu Beautiful App

¿Siempre has querido hacer una aplicación para iPhone? Con GoodBarber es posible. La verdad es que con una pocos y sencillos pasos podrás tener lista una completa aplicación sin picar ni una sola línea de código ni saber nada de Objective-C, ni tan siquiera abrir Xcode.

En cuestión de minutos puedes tener tu aplicación de camino a la App Store. Y no solo a la App Store, sino también a la Play Store como aplicaciones nativas y disponibles para cualquier otro smartphone a través de HTML5.

Pocas veces hablamos de desarrollo de aplicaciones en Applesencia pero el caso de Goodbarber es sorprendente por la facilidad de uso que tiene, por eso os contamos como hemos hecho una aplicación, siguiendo sus pasos, en menos de una tarde.

Cómo empezar

Primero nos tenemos que dirigir como no a la página de GoodBarber, por cierto disponible totalmente en español. Hay un periodo de prueba gratuito durante 30 días, por lo que es perfecto para ver, tocar y probar el servicio.

Después del sencillo registro –solo necesitamos un correo electrónico y un nombre– ya podemos empezar con la aplicación. En la página principal veremos los pasos que nos quedan para lanzar nuestra aplicación. Que quede claro que Goodbarber siempre te guía, ya sea con instrucciones o con vídeos.

Contenido

Como añadir contenidos a tu app ¿Ya estás registrado? Pues empezamos a llenar de material tu futura aplicación, es la base. Tenemos predefinidos distintas secciones para añadir a la aplicación, son módulos donde irá vinculado nuestro material, provenga de donde provenga.

Hay de muchas categorías, por ejemplo: noticias a través RSS, Twitter, Facebook, Instagram, SoundCloud, Podcasts, Picassa, Flickr, YouTube, Calendario y muchas más. Incluso algunas de personalizadas y gestionadas por ti, como si fuera tu propio hosting web.

También existe por ejemplo la posibilidad de integrarlo con un plugin de WordPress si utilizas esta plataforma de blogging. Sorprende la facilidad con la que puedes añadir contenido. Puede que lo más complicado que te encuentres sea dar de alta Twitter, ya que hacen falta las claves y tokens, pero nada más lejos de los pasos que nos dan desde el mismo GoodBarber.

Desde la sección de contenido controlaremos también los propios contenidos desde el gestor de media, si así lo hemos configurado, y los mensajes push a enviar a los usuarios de nuestra aplicación. Se pueden incluso programar o segmentar.

Diseño

Diseña tu aplicación Ahora sí, ya tenemos el contenido y podemos pasar al diseño de la aplicación. Tened en cuenta que con lo que llevamos de aplicación puede que no haya pasado ni una hora, tiempo récord.

Podremos escoger entre varios temas, será la línea general de la aplicación. Un toque clásico o un toque más moderno y acorde con el nuevo iOS, tú eliges. Lo mejor de todo es que los cambios que vamos haciendo se ven al momento al omnipresente iPhone para previsualizar como va quedando.

Después podemos elegir la navegación de la aplicación: si queremos una barra con pestañas, o el típico panel tan de moda ahora con el botón hamburguesa. Hay nueve para elegir y se pueden personalizar los iconos de las distintas secciones, lo que es de agradecer.

Como hemos dicho se pueden personalizar en cuanto a color las lineas generales de la aplicación e incluso personalizar las secciones individualmente. ¡No te olvides del icono de tu nueva app!

Audiencia

En este apartado no entraremos mucho ya que no hemos publicado nuestra aplicación, pero sí te podemos decir que podrás ver quien, como y cuando ha usado tú aplicación, con estadísticas sociales, editoriales y generales. E incluso es compatible con Google Analytics, que más se puede pedir.

Sí se puede pedir más: la aplicación de GoodBarber para iPhone. Con ella podrás gestionar tu propia aplicación, ver estadísticas y probar la aplicación antes de enviarla a publicar. La aplicación está disponible gratuitamente en la App Store.

Publicación

¡Nos acercamos a la recta final! Ya queda menos para tener la aplicación en nuestras manos. Lo primero que nos pedirá es Actualizar los cambios que hayamos hecho. Es algo así como consolidar o compilar todo lo que hemos hecho a la app.

Cada plataforma –iOS, Android y HTML5– tienen sus peculiaridades y requerimientos, por lo que en este apartado nos informará de qué nos falta para acabar nuestra aplicación. Lo siguiente es el envío a cada una de las tiendas que queramos.

Enviar a la app store tu aplicación

Hay dos formas de hacerlo: por nuestra cuenta o que nos lo hagan los simpáticos chicos de GoodBarber. Este último servicio se paga a banda y son 50 euros más. En el caso de iOS necesitaremos una cuenta de desarrollador, de esas que son 79 euros al año.

La versión HTML5 es la que ya está lista para funcionar y podemos probar ya mismo, la dirección te la dan ellos mismos y podemos personalizar la dirección si tenemos comprado un dominio propio.

Conclusión

90

Sin duda es un servicio increíble por lo bien que funciona, lo rápido que es y lo sencillo y bonito que lo pintan todo, la verdad. El gran número de fuentes de contenido que se puede añadir lo hacen un servicio apto para cualquier persona que quiera una aplicación de cualquier ámbito. Ya sea personal, alguien que quiera hacer un poco de branding personal, o algo empresarial: poner su empresa en los smartphones

Estoy seguro que servicios como este llegarán lejos, y GoodBarber tiene muchos números para llegar aún más lejos gracias a su buen saber hacer. Las únicas quejas que tendría son pequeños detalles de la interfaz de diseño, algunos botones pequeños, pero vistos los resultados –en tiempo real– impresiona ver lo fácil que es mientras yo me estoy matando cada día en la universidad para aprender a programar.

Goodbarber | Crea tu Beautiful App para iPhone y Android

Archivado en App Store, Desarrollo, GoodBarber, iOS, Reviews
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion