Un día cualquiera con mi iPad | Pere Montpeó

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En plena era Post-PC, el iPad sigue arrasando en cuotas de mercado tras las navidades. Versátil, portátil, cómo, sencillo, útil… Podría haber muchos adjetivos para definir el iPad. Hoy os voy a contar como es mi día a día con mi iPad, principalmente en casa. Eso no significa que no lo use para entretenerme, jugar, editar fotografías, Pinterest, y infinidad de usos gracias a las miles de aplicaciones disponibles.

Os cuento como es un día habitual en la vida de mi iPad

Seguimos con nuestro especial sobre el uso que le damos a nuestro iPad diariamente. Os voy a contar en qué me acompaña mi iPad en un día normal. Ya hace más de año y medio que lo tengo y creo que a día de hoy ya le estoy sacando el rendimiento que quería darle desde el primer día.

En la universidad

Como ya comenté en el especial sobre el uso que le doy a mi iPhone mi iPad es mi principal aliado en clase. El iPhone queda relegado a WhatsApp y poco más. En la universidad utilizo principalmente dos aplicaciones: GoodReader y Noteshelf, a parte de Safari o Evernote si tengo que consultar algo extra.

Normalmente en casa me preparo los apuntes, la teoría o ejercicios y los tengo todos por carpetas en mi Dropbox. Esencialmente toda mi vida universitaria está en la nube de Dropbox. Si estoy en una clase que ya te dan los apuntes en PDF, los abro con GoodReader (compatible con Dropbox entre otros servicios), que me permite tomar notas y esquemas encima del PDF, incluso puedo verlos después en el Mac. En caso contrario, abro Noteshelf i tomo apuntes o esquemas a mano. Utilizando el mismo método que mi compañero Cristian, exporto las páginas de apuntes que he tomado y que me interesan a Evernote a su correspondiente libreta/asignatura. Evernote es genial. Si solo tengo que tomar unas notas, fotos, o notas de voz, utilizo directamente la nueva aplicación de Evernote.

Me es muy cómodo trabajar de esta forma. Puede que entre clase y clase lea algo que tenga pendiente en Pocket o algo de Flipboard. Después al llegar a casa abro Evernote y me pongo a trabajar desde ahí.

En casa después de clase

Al llegar de clase, si llego muy tarde y no echan nada interesante en la tele, el iPad me puede seguir acompañando en la mesa, mirando alguna serie, noticias o Twitter. Este es un punto que quiero solucionar con un Apple TV, para hacer streaming con AirPlay al televisor, pero de momento me espero a que Apple revolucione el mercado de la televisión. En el caso que tenga que hacer alguna comida especial, mi iPad entra conmigo en la cocina a modo de libro de recetas, véase Evernote Food.

Después de comer, como decía, abro Evernote desde el iPad, que se convierte en una hoja más en mi escritorio. Está muy bien trabajar así, “hoja con hoja”, ya que no tienes que ir levantando la vista a la pantalla del ordenador. También es posible que si no estamos en época de exámenes, durante la tarde caiga alguna partida a Modern Combat por ejemplo. Además es perfecto para realizar vídeollamadas con la familia, usando FaceTime o Skype.

De noche, ya en la cama

Después de cenar, es posible que mire algo en la televisión. Momento perfecto para seguir algún programa interesante con el iPad con Twitter en la mano. La televisión siempre se ve mejor en Twitter.

En la cama me puede acompañar un libro de iBooks, noticias de actualidad o de algún blog desde Reeder, perder un poco de tiempo en alguna red social, o ver una serie o programa de TV.

Conclusión

Verdaderamente hemos entrado en la era Post-PC. Desde que tengo el iPad el uso de mi portátil ha bajado un montón. Hay días y semanas que no llego ni a encenderlo. Si tengo que editar algún documento tengo Pages en el iPad. Incluso para programar: empiezo el borrador o edito algunas lineas en Textastic, con resaltado de sintaxis y integrado con Dropbox. Así que mi MacBook a quedado reservado a crear grandes documentos o presentaciones, hacer montajes con Photoshop, editar música o vídeo (si es sencillo, iMovie en iOS), programar… Tareas que aún es difícil realizarlas con el iPad o iPhone.

Incluso hay días que me frustro de la “lentitud” relativa de encendido del MacBook, comparada con la instantaneidad de un iPad. Además como habréis podido observar no he mencionado nada sobre la batería: esta me aguanta todo el día, con un brillo normal y uso normal, como el que comento aquí, y todo sobre 3G y Wi-Fi. Incluso un par o tres de días dependiendo del uso que le haya dado, por eso creo que es mi aliado perfecto. Me río de mis compañeros que tienen que ir buscando enchufes de aula en aula para solo un par de clases.

Archivado en Era post-PC, Evernote, GoodReader, iBooks, iPhoto, Noteshelf, PDF, Reeder, Un día con mi iPad, Universidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Marco dice:

    muy bien, estos post me gustan pero los articulos de publicas en applesencia los redactas tambien en el ipad?

    • Gracias por leernos! Algunos si otros no. La gran mayoría los empiezo a escribir en el iPad con Evernote, así lo puedo continuar en el iPhone o en el Mac. Los posts que son menos complejos y cortos si los acabo colgando con el iPad.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion