Un día cualquiera con mi iPad | Cristian Rus

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Para muchos de nosotros, el iPad, ahora con todo el rollo de la era post-PC, es probablemente uno de lo elementos con los que más interactuamos en nuestro día a día. Se trata de un dispositivo versátil y útil que nos ayuda con nuestras tareas diarias y nos facilita la ejecución de estas. A continuación voy a contar un día normal y corriente de mi vida con mi iPad. Cómo, cuánto y por qué uso la tableta de Cupertino a continuación.

iPad de Cristian Rus con springboard

En Applesencia empezamos un nuevo especial después de terminar con nuestro especial sobre el uso que le damos a nuestro iPhone. Durante las próximas semanas cada uno de los editores de Applesencia poseedores de un iPad nos contará cómo usa el iPad, para qué lo usa y con qué frecuencia, explicando las ventajas y desventajas de ello.

Trataremos aspectos como las aplicaciones que usamos, el uso que tiene nuestro iPad principalmente, la duración de la batería, o las limitaciones o ventajas que nos encontramos por el hecho de ser poseedores de un tableta como esta.

Este miércoles voy a empezar yo, Cristian Rus, coordinador de Applesencia. Actualmente trabajo con un iPad blanco de tercera generación –comprado justo dos semanas antes de la salida de la cuarta generación, pero no entremos en el tema–, con 32 GB de memoria y sin 3G. A continuación voy a describir mi día a día con el iPad, que lo queramos o no, se ha marcado una inmensa distancia respecto a la competencia. A excepción del Nexus 7, pocas otras tabletas están a la altura y por lo tanto estos son mis motivos para quedarme con un iPad.

Por la mañana

Posiblemente cuando mas uso le doy al iPad. En cuanto me despierto cojo el iPad y mientras desayuno consulto el correo –para lo cual utilizo la aplicación de Gmail para iOS– y leo los feeds que he recibido a lo largo de la noche, guardando los que más me interesan para una lectura más a fondo posteriormente, Reader es mi app preferida para esto. Tras esto voy a la universidad, donde el iPad cobra su máximo protagonismo. En la universidad el iPad se conecta a Internet gracias a la red Wi-Fi existente, ya que como no tengo 3G en él, esta es mi única manera de acceder a Internet, no obstante, cuando necesito Internet y no tengo una red Wi-Fi disponible lo comparto del iPhone.

iPad de Cristian Rus en la universidad

No utilizo ni libros ni hojas, todo en el iPad, se ha convertido en mi aliado perfecto en los estudios. Gracias a una magnífica aplicación como es Evernote he podido organizarme todos mis apuntes, PDFs y libros por categorías, asignaturas y etiquetas. Con esto he conseguido tener completamente organizado todo mi material del curso en el iPad. Sin duda, recomiendo el iPad a cualquier universitario.

Reconozco que en la universidad, durante las horas también suelo aprovechar para realizar tareas que no requieran mucha atención, gestionar los correos que recibo, leer los feeds que he guardado antes, actualizar las redes sociales –principalmente Pinterest, adoro esta red social, y la app para iPad es de las mejores– o para organizar las tareas que tenga pendientes.

Al mediodía y por la tarde

Tras volver de la universidad y mientras estoy comiendo suelo conectar el iPad a los altavoces y escuchar música o ver algún que otro video que tenía pendiente y no requiera mucha atención. Por la tarde existen unas cuatro posibilidades. La primera y la más común es que deje el iPad un poco de lado y coja el iMac para trabajar en las actividades que el iPad me impide o me resultan más costosas. Ya que sea era post-PC o no, el ordenador sigue siendo la herramienta de trabajo más solida actualmente.

iPad de Cristian Rus con visor e fotografías

La segunda opción es que deje el iPad pero tampoco coja el iMac, y esta suele ocurrir cuando salgo de casa. La tercera opción es que coja el iPad para leer algún libro –leer desde el iPad es una delicia, en serio– o estudiar los apuntes y PDFs. Por último, la cuarta opción es ver alguna que otra película o serie desde el iPad o simplemente jugar a algún juego adictivo que este enganchado en ese momento –¿habéis probado Letterpress?–.

Durante la noche

iPad de Cristian Rus en la cama Durante la noche suele haber una mezcla de las cuatro opciones de la tarde. El iPad es un aliado perfecto en la cama –y no mal interpretéis esto–, perfecto para ver películas o leer, perfecto para consultar las redes sociales, buscar y leer noticias, jugar, navegar por Internet –Chrome antes que cualquier otro navegador– o cualquier otra actividad que se os ocurra. Personalmente lo veo mucho más cómodo y útil que un portátil para estas cosas.

Conclusión

Como habéis comprobado, durante todo el día no he mencionado en ningún momento nada de la batearía, y esto se debe a que no me preocupo en absoluto por ella. Cuando adquirí el iPad fue una de las cosas que más me sorprendieron, la batería duraba una eternidad. Dándole un uso normal, como el que os he explicado en los párrafos anteriores, la batería me dura dos días, es más, a veces hasta tres días. Dista mucho de las cuatro horas que dura un portátil de media actualmente. Normalmente cargo el iPad por la noche, cada dos o tres días.

El iPad se ha convertido en una de mis mejores inversiones, y es que nunca me he arrepentido de comprarme algún producto de Apple, pero el iPad supera con creces a todos los demás. Y es que no he mencionado usos casuales que le doy, como hablar por FaceTime con la familia, hacer fotos, dibujar o ver la TV, pero el iPad tiene infinidad de usos y es muy versátil. Para mi, la tableta más potente, útil, bonita y veloz del mercado, y con ventaja a las demás…

Archivado en Evernote, Feedly, Gmail para iOS, iBooks, Pinterest, Un día con mi iPad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion