Comiendo manzanas: no quiero aplicaciones en segundo plano, que tengo Push

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Como cada semana, estamos aquí para demostrar que Apple también se equivoca, y que en ocasiones le toca rectificar para seguir el rumbo de los tiempos. En esta ocasión hablamos de las aplicaciones en segundo plano, de cómo intentaron evitarlas con las notificaciones Push y la rectificación que tuvieron que hacer con la salida de iOS 4.

Estamos una semana más aquí para ver algún caso en el que Apple se ha tenido que comer sus propias palabras, aunque como decimos siempre, ellos no comen palabras, sino manzanas. Hemos visto diferentes casos en semanas anteriores, la guerra con IBM, el uso de procesadores de Intel, pero creo que ninguno ha sido tan criticado por los usuarios de otras compañías como fue el caso de las aplicaciones en segundo plano.

Icono de las notificaciones Push en el iPhone

Seguramente lo recordarás, pero hace unos años, el iPhone no permitía tener aplicaciones en segundo plano. Eso es por que Apple decía que no querían sacrificar la duración de la batería haciendo que el procesador trabajase más de la cuenta, que es lo que pasaría si se quedasen algunas aplicaciones trabajando con el teléfono apagado.

Muchos usuarios de Android criticaron y se mofaron de esta actitud, riéndose de los usuarios de iOS por no poder usar dos aplicaciones a la vez. Apple hizo oídos sordos durante un tiempo, hasta que con iOS 3 se le ocurrió una “solución”, digamos práctica. Creó un servicio de notificaciones instantáneas o PUSH, y explicó de esta manera como funcionaba:


Como vemos el sistema es muy bueno. Para no tener la aplicación trabajando siempre, el servidor de la aplicación envía la notificación al servidor de Apple, que te la envía a tu iPhone, porque ellos sí están conectados a tu móvil constantemente. Problema resuelto… O no?

Pues no, porque había muchas aplicaciones que necesitaban estar en segundo plano para trabajar bien, como servicios de mensajería, aplicaciones musicales… así que Apple, un año después, rediseñó parcialmente su sistema operativo para permitir aplicaciones en segundo plano. Así, iOS 4 ya permitía aplicaciones en segundo plano.

Imagen de la multitarea en iOS 4

Pero Apple estaba cambiando. Como vimos en semanas anteriores, cuando los de Cupertino tenían que rectificar, lo hacían completamente. Pero en lo últimos años, eso ya no era así. Vimos con el tema del ratón que no rectificó totalmente, o lo hizo a su manera. Ocurrió lo mismo con la App Store que abrió la mano, tan solo un poco, cerrando el paso a lo que no les gustaba.

Con el asunto de las aplicaciones en segundo plano pasó lo mismo. Permitió que se pudiesen ejecutar, pero lo hizo a su manera, de forma que solo pudiesen trabajar en segundo plano las que se adaptasen a su filosofía y metodología de trabajo. Muchas aplicaciones se tuvieron que rediseñar al gusto de Apple para poder usar a plenitud su sistema operativo. Y no es que el iPhone no tuviese potencia, que la tiene para eso y más, es que en Apple prefirieron reducir de esa manera para que nuestra batería no se agotase a las dos horas de uso.

Una vez más hemos visto como Apple rectifica cuando se da cuenta de que no tiene razón, y que no siempre los demás tenemos que bailar al son que ellos dicen, aunque últimamente parece que no le sienta tan bien el rectificar y quiere hacer las rectificaciones a su manera. La semana que viene volvemos al hardware, viendo que ocurrió con el iPod Shuffle y sus botones. No te lo pierdas

Archivado en Comiendo manzanas, Cupertino, Historia, iOS, Keynote, Software
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion