Resumen del evento de Apple, 09.09.2014: Apple Watch (y II)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Apple Watch

Apple Watch, un nuevo producto gestado en Apple por sus diferentes equipos durante 3 años y que ayer fue presentado al público. Una nueva categoría de producto, la primera desde la presentación del iPad en 2010. Y el primer “One More Thing” desde la muerte de Steve Jobs. Ya se había adelantado la presentación del mismo por algunos medios, pero al contrario que el iPhone 6 y 6 Plus del que se había filtrado prácticamente todo, de este Apple Watch poco sabíamos o nada (solo unos aislados esquemas).

Primero, notar algo que me ha resultado curioso: ninguna de las dos novedades presentadas ayer tiene un nombre donde antecede la i. Apple Pay y Apple Watch, donde se sustituye el nombre de la compañía por su logotipo. ¿Será este un nuevo paso adelante en que las i que venían a significar una mezcla de interactive o internet desaparecen antecediendo a los nombres de productos? Dejo la cuestión en el aire mientras entramos en materia. En la presentación de ayer, sin duda, el momento más especial fue cuando Tim Cook presentó el Apple Watch y consiguió una ovación en pie de todo el público aplaudiendo por el cuidado diseño. Pero entremos en materia:

Apple Watch

Un reloj no es un móvil. Un reloj, por definición de producto, es algo mucho más personal y pensar que todo el mundo usará el mismo modelo con el mismo aspecto (o uno entre pocas opciones) va en contra de la propia definición de producto personal, definición que Apple defendió en su presentación. Ese es el primer gran error de los actuales relojes inteligentes que ya hay en el mercado: un solo modelo para dominarlos a todos, lo cual no tiene mucho sentido en este tipo de producto. Apple ha entendido esto y ha creado no solo tres modelos diferentes con diferentes construcciones, sino además ha jugado con la correa y ha sido capaz de conseguir más de 30 combinaciones diferentes que entendemos podrán ir a más en el futuro. Algo mucho más acorde con lo que es un producto de moda unido a algo tecnológico.

El Apple Watch, no obstante, se define en la misma línea que el resto de productos de su categoría: un complemento con el que interactuar con el móvil y que, por otro lado, tiene algunas funciones independientes. La gran diferencia es su interfaz, donde Apple sí ha entendido que es un error hacer una pantalla más pequeña y esperar que se maneje igual que un móvil convencional (como han hecho el resto de dispositivos hasta ahora).

Apple Watch

Con la ayuda de la corona del reloj, un elemento muy común en la mayoría de los relojes analógicos existentes durante incontables años, tenemos un complemento que nos permite hacer el zoom que habitualmente haríamos con dos dedos y que, como demostraron, taparía toda la pantalla. Otro elemento de la interfaz es un sensor de presión en la pantalla, que permite distinguir la fuerza con que presionamos la misma y discernir si es una simple pulsación o un toque más fuerte. Además, se une otro botón lateral con la función de botón Home del sistema.

Con estos sencillos cambios, Apple ha diseñado una interfaz y un manejo de la misma que se sitúa a mucha distancia de sus competidores, como Android Wear, creando una interfaz específica para el dispositivo (cosa que sí tiene la competencia) pero que además incorpora una manera diferente y adaptada al dispositivo para manejar dicha interfaz, que es donde la competencia falla estrepitosamente.

Apple Watch

El Apple Watch se presenta en dos tamaños diferentes: con pantalla de 1’5” (4’2 cm) y de 1’3” (3,8 cm). Tiene un diseño rectangular, pero a la vez se divide en tres modelos diferentes: Watch con acabado en acero inoxidable, Watch Sport en aluminio anodizado ionizado (un 60% más resistente) y Watch Deluxe con acabado bañado en oro de 18 quilates. Todos tienen una pantalla con cristal de zafiro, que lo hace muy resistente a rayas o rotura, pueden tener diferentes modelos de correa metalizados, en cuero o vinilo y se cargan por inducción en la parte trasera, con un cargador que se encaja al reloj como un conector Magsafe de un Mac, a través de imanes.

El concepto del reloj, próximo al iPod nano cuadrado que curiosamente muchos convertían en uno con la funda correa apropiada, presenta una interfaz en forma de colmena, donde con la corona se puede uno acercar o alejar a los elementos. Entre los giros de la corona y el movimiento de los dedos, podemos elegir qué queremos ver y luego pulsar en ello. Así es como se maneja toda la interfaz y, básicamente, es de lo poco que pudimos ver.

El Apple Watch incorpora dictado y la capacidad de grabar y enviar notas de voz a través de un micrófono integrado. Incorpora un único procesador, el Apple S1, que es un chip que integra todos los componentes necesarios para hacer funcionar el mismo en una sola pieza, lo que hace que su eficiencia y rendimiento sean mejores. En la parte trasera lleva luces LED que sirven para medir el ritmo cardiaco y aunque puede usar GPS, no lo lleva incluido sino que se vincula con el del iPhone.

Apple Watch Faces

En la esfera del reloj es donde Apple incluye otro elemento de personalización, pues existen varias con diferentes funcionalidades: esfera tradicional analógica, con personajes (como una animada de Mickey Mouse que recuerda al iPod Nano), esfera astronómica que permite ver los ciclos de la luna e incluso la posición de los planetas, tanto en el presente como en el futuro, y multitud de combinaciones más que entendemos podrán ampliarse. Entre los 3 modelos de reloj, los 2 tamaños, las diferentes correas y las posibilidades de esferas de reloj, tenemos miles de combinaciones posibles que personalizarán nuestro reloj aproximándose a lo que Apple llama: un dispositivo personal.

Tras el vídeo donde la voz en off de Jony Ive nos explicaba cada detalle del reloj, Kevin Lynch, vicepresidente de tecnología de Apple (y antiguo Director Tecnológico de Adobe) subió al escenario para realizar una demostración del funcionamiento del Apple Watch. Todos los medios destacaron que resultó irónico ver a Lynch en el escenario presentando un producto tan importante, cuando en el pasado fue el defensor más acérrimo de la inclusión de la tecnología Adobe Flash dentro del sistema operativo iOS (tecnología que finalmente no se utiliza en ningún sistema operativo móvil, ni siquiera en Android).

Apple Watch Faces

Lynch mostró las diferentes personalizaciones del reloj (las faces) donde podía comprobarse que estas no son meras esferas, si no que pueden incluir funcionalidades extra como cronómetro u otras asociadas como la ya comentada de astronomía. Al final, cada personalización de la esfera es una pequeña app en sí misma, dando soporte a un reloj que se sincroniza con el teléfono y a su vez con la hora mundial. También mostró algo llamada glances (miradas) que son una especie de widgets que permiten ver información del reloj en todo momento, como eventos de calendario, el reproductor musical o notificaciones de apps de terceros. Con ayuda del motor táptico del dispositivo, cada notificación o aviso se acompaña de una pequeña vibración que se nota en la propia muñeca sin provocar ruido alguno.

También pudimos ver cómo recibir y contestar notificaciones de calendario, con posibilidad de aceptar o rechazar invitaciones, mensajes que nos envían y cómo contestarlos por voz o dictado y una cosa realmente interesante: la comprensión semántica de los mensajes. El Apple Watch es capaz de discernir las posibles respuestas automáticas a un mensaje a través de la compresión del mismo. En el ejemplo, un mensaje recibido decía: “¿con quién vas, con Love Shack o Wild Things?”. Las respuestas que el Apple Watch sugería eran una u otra opción o ninguna de ellas, lo que sin duda posibilita un manejo más fluido y que seguro hará uso de los mismos algoritmos que usa el teclado predictivo de iOS 8.

Apple Watch

Otra opción para contestar es usar emoticonos en 3D que además podemos personalizar fácilmente y que tienen una apariencia e interactividad curiosa. Podemos, tirando de una cara al más estilo PacMan, conseguir guiños, sonrisas, tristezas o casi cualquier expresión que queramos, creando nuestras propias expresiones para dicho emoticono interactivo.

También pudimos comprobar como Siri está integrado en el Apple Watch y puede recibir peticiones a través de él y mostrar los resultados. Obviamente, el procesamiento de peticiones y respuestas las hace el propio iPhone, que es imprescindible (como ya habréis adivinado) para que el reloj funcione correctamente en todas sus funciones. Aunque no se dijo nada al respecto, entendemos que la forma de conectar con el teléfono es a través de Bluetooth LE (o 4.0). Cualquier teléfono desde el iPhone 5, será compatible con el Apple Watch.

Tenemos aplicación de fotos donde vemos todas como un mosaico y podemos acercarnos o alejarnos con la corona digital e incluso un modo de GPS guiado que nos indica dónde estamos y el recorrido a seguir para llegar a un destino que elijamos. Lógicamente, podemos elegir si queremos ir en coche o a pie y nos guiará consecuentemente. El reloj también tiene una opción de contactos frecuentes e incorpora una curiosa forma de comunicación a través de dibujos hechos en el propio reloj. Dibujos que parecen como dibujados en el aire y que se disuelven para enviarse a la otra persona. Luego, la otra persona puede contestar y vemos su dibujo en pantalla para que luego desaparezca. Incluso podemos enviar nuestros latidos detectados a través del sensor de ritmo cardiaco. Esta parte, que Apple la vendió como algo muy especial y una nueva forma de conectar muy personal e innovadora, a muchos (a mi entre ellos) nos pareció un poco “extraña” (por calificarla de alguna manera).

Apple Watch Faces

Para cerrar la demostración, se disipó la última duda que quedaba: los desarrolladores podrán hacer apps de terceros para el reloj. En realidad, más que apps, el concepto es una especie de extensiones similares a las que ahora mismo usa iOS 8. Un pequeño programa o complemento de una app del teléfono, que pueda mostrar o intercambiar información. Para ello se usa una nueva API que se publicará en el futuro llamada WatchKit, Esta permitirá generar notificaciones interactivas o crear un glance para interactuar con información que se intercambie entre iPhone y Apple Watch. Se mostraron varios ejemplos, desde la integración con Twitter, hasta otras con apps de navegación por transporte público, funciones del coche para ver si está cerrado o cuánta gasolina le queda o las puntuaciones de nuestros partidos favoritos.

Tim Cook, de vuelta al escenario, matizó que el verdadero potencial del Apple Watch está aun por ver, pues es en las ideas de los desarrolladores externos a Apple donde radicará el verdadero potencial del dispositivo: mando para el Apple TV, visor remoto de una cámara, control de elementos de hogar a través de domótica… como ya sucedíó con el iPad, lo importante no es lo que pueda hacer ahora, sino las infinitas posibilidades que pueden abrirse en cuanto al uso del mismo. Parte del éxito de este nuevo dispositivo dependerá de esto, claramente, una baza en la que también juegan el resto de relojes inteligentes del mercado.

Tras esto, Cook dio paso a hablar sobre la salud y como el Apple Watch registra toda nuestra actividad diaria y nos ayuda a conseguir retos en la misma: retos de minutos de actividad al día, de calorías consumidas, de distancias hechas e incluso pre-programaciones de diferentes tipos de ejercicio como ciclismo, correr o andar, que tienen sus propios programas y que cargan toda la información en la nueva app de Salud integrada en IOS 8. Para ello, el Apple Watch tiene dos aplicaciones integradas: Fitness y Workout. Con Fitness, a través del GPS, de los nuevos sensores barométricos de los nuevos iPhones, del acelerómetro del reloj y del sensor de ritmo cardiaco, podemos tener un control de toda nuestra actividad de manera automática y ver nuestra progresión en el día a día, incluso controlando (en caso que tengamos el reloj puesto mientras dormimos) los ciclos de sueño.

Workout, por el contrario, es un planificador que nos permite marcar objetivos a conseguir en nuestra actividad diaria. Diferentes programas que se adaptan a nuestro tipo de actividad diaria, nos fomentan mayor movimiento y nos ayudan a conseguir estos objetivos incluso incentivándonos con mensajes de aliento. Obviamente, podemos programar tiempos de actividades y todo queda registrado para luego mostrarnos estadísticas o datos integrados con la app de Salud.

Apple Watch Glances

El Apple Watch saldrá a la venta a primeros de 2015 en los modelos ya nombrados, con un precio a partir de 349 dólares. Precio que irá aumentando en función del modelo y las correas que elijamos. Pero quedaron muchas cuestiones en el aire. ¿Qué autonomía tendrá? ¿Qué incluirá el pack de venta? ¿Será compatible también con iPad? Algunas de estas respuestas se sugirieron, como cuando Cook mencionó la carga nocturna del dispositivo (por lo que entendemos que su autonomía será de un solo día). También ha habido más información posteriormente como la venta de un pack del Apple Watch Deluxe con correas de alta joyería, que vendrían en una caja con conexión Lightning para facilitar la carga en forma de expositor donde colocar el reloj para su recarga.

Tras esto, U2 actuó para todos y anunció que su nuevo álbum se lanzaba gratuitamente para todos los clientes de la iTunes Store. Tras cantar su single se cerró la presentación y se desveló el gran misterio del edificio blanco que Apple había construido junto al Flint Center: un salón de prueba de los nuevos dispositivos. Pero, sorpresa, ningún medio pudo probar los Apple Watch pues todos estaban en modo demo no interactiva, por lo que el reloj se limitaba a mostrar una presentación continua de sus funciones pero no permitía ser manejado. Esto demuestra claramente que el dispositivo está todavía verde a nivel de especificaciones y funcionalidad, pero que Apple ha decidido presentarlo al mundo con un propósito claro: mostrar sus cartas para que los desarrolladores empecemos a ver posibilidades para el reloj. De hecho, el Apple Watch es compatible con Apple Pay, pero no se dijo claramente cómo ni de qué manera. De hecho, será imprescindible para usar Apple Pay con los iPhone 5 y 5s.

Conclusiones finales

Con esto, todo llegó a su fin, tras una accidentada emisión online que provocó bastantes errores y problemas debido a, parece ser, un fallo en el Javascript de la página que mostraba el live blog del evento. En mi opinión personal, creo que la mejor aproximación que se ha hecho hasta la fecha de un reloj inteligente, la ha hecho Apple. Ha dado con la tecla con la forma de manejar la interfaz y con sus posibilidades, aunque eso no quita una cosa que queda para mi a título personal: el smartwatch es un dispositivo del que aun no entiendo su existencia . Si hago deporte veo más eficiente y con más autonomía una banda tipo FitBit o Fuelband de Nike, y para todo lo demás, prefiero mi iPhone. Lo dije con los relojes con Android Wear y lo repito ahora: no lo veo.

Apple Watch

Cuando Steve Jobs presentó el iPad lo dijo claramente: para que haya un dispositivo en medio de los ordenadores y los teléfonos inteligentes, tiene que ser uno que haga mejor que un smartphone o un ordenador determinadas cosas, si no, no tiene sentido alguno su existencia. Ese mismo paradigma veo en los relojes inteligentes: no veo nada que se haga mejor con ellos que no se haría con otros dispositivos o soluciones en el mercado, más baratas y más eficaces. Por lo tanto, no le veo sentido. Tal vez el día de mañana los desarrolladores sean capaces de dar nuevos e inesperados usos a los relojes inteligentes (y ahora hablo en general) para que realmente se justifique su existencia.

Por lo tanto, y para mi, no tienen sentido alguno. Y su mayor pega es la autonomía: cargar un reloj cada noche… bastante tengo con cargar el iPhone. Sinceramente, pienso que ya es hora que alguien haga algo con el tema de las baterías y la autonomía de los dispositivos, porque sí, todos hacen cada vez más cosas pero eso va en detrimento de su gran defecto que es el mismo desde hace muchos años: su autonomía.

Mi conclusión: sabor agridulce. El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus son magníficas revisiones… pero no me gustan los teléfonos grandes. El Apple Watch es la mejor aproximación hecha hasta la fecha, y la mejor entendida, de un reloj inteligente… pero son un dispositivo al que no le veo sentido alguno a su existencia. Tal vez el tiempo sirva para poner las cosas en su sitio, mientras, ya estamos esperando al evento de mediados de octubre de lanzamiento de OS X Yosemite y de las nuevas generaciones de iPad. Hasta entonces, seguiré escribiendo mi libro sobre Swift y seguiré haciendo apps

Archivado en Eventos, Wearables
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion